logo redela

Despacho Internacional OSG

logo AA

Apadrinamiento

El apadrinamiento de país a país es una actividad en la que miembros de A.A. ayudan a llevar el mensaje a países donde A.A. es nuevo o se está desarrollando. La información que presentamos aquí es una recopilación de la experiencia colectiva sobre dichos esfuerzos.

En Alcohólicos Anónimos, el apadrinamiento tiene que ver con llevar el mensaje, entre individuos, grupos y países, tanto grandes como pequeños. Es un compromiso que se expande hacia afuera, con muchos comienzos y sin final, ya que nuestro Legado de Servicio dice: “Debemos llevar el mensaje, pues, de no hacerlo, nosotros mismos podemos marchitarnos y aquellos a quienes no se les ha comunicado la verdad, pueden perecer”.

Tal como lo expresó un delegado de Estados Unidos y Canadá en la Reunión de Servicio Mundial (RSM): “En todo servicio de A.A., les brindamos a otros alcohólicos la misma oportunidad de esperanza que obró milagros en nuestras propias vidas... Es con este mismo espíritu de servicio que un país se ocupa de las necesidades de los alcohólicos que sufren en otro país. Entendemos que A.A. probablemente llegue a ese lugar algún día; sabemos que, una vez iniciado, probablemente se asentará, y con el tiempo, irá creciendo por sus propios medios y se convertirá en una fuerza maravillosa para el bien entre sus alcohólicos perdidos y carentes de esperanza, tal como sucedió en nuestro propio país. También sabemos que el tiempo que dura este proceso puede ser acelerado si emprendemos ciertas acciones sencillas”.

Cómo Empezó Todo

Ha transcurrido mucho tiempo desde que Ebby T. fuera a visitar a su viejo amigo, Bill W., en su casa de 182 Clinton Street, en Brooklyn, Nueva York. Ese día de otoño de 1934, Ebby estableció la manera en que superamos el aislamiento del alcohólico: estaba llevando el mensaje a otro alcohólico.

Al reflexionar sobre el crecimiento de A.A., es evidente que A.A. comenzó a extenderse por otros países, no por decisión del algún ejecutivo anónimo en una sede central, sino a través de alcohólicos interesados y amables que, habiendo logrado la sobriedad en A.A., se dedicaron a tratar de ayudar a alcohólicos que sufrían en otros lugares del mundo. En los días pioneros de A.A., los miembros sobrios de las fuerzas armadas llevaron el mensaje a lugares lejanos donde fueron destacados. Los A.A. que trabajaban en barcos, o “internacionalistas”, como los llamamos, llevaron el mensaje durante sus travesías por el mundo; y miembros de A.A. que trabajaban en otros países, los primeros “solitarios”, también ayudaron a transmitir el mensaje de A.A. por todo el mundo.